Spiritual knowledge is a regular science. Just as two and two make four, similarly everything is clean and obvious here also and there is no scope for any kind of modification or change in that.

Sant Kirpal Singh

Del libro "Jap Ji; El mensaje de Guru Nanak" escrito por Sant Kirpal Singh


Estos centros corresponden con los del macrocosmos en el Brahmand y en regiones espirituales. La corriente del espíritu le permite a uno atisbar en esas grandes divisiones. Por tanto, es sumamente necesario desarrollar los poderes elementales del espíritu. Es la concentración de esta corriente del espíritu la que tiene el papel más importante en lo que se vaya a lograr, ya que si se aplica al cuerpo físico, se obtiene fuerza; si permanece en el intelecto, se desarrollan grandes poderes mentales. De la misma manera, si el espíritu es el objeto de la concentración, el resultado es inevitablemente la vida espiritual y se logra la bienaventuranza suprema. Existe un nervio invisible que conecta a todos estos centros y que se llama Sushumna Nari o Shah-rug, a través del cual la corriente del espíritu pasa desde la región más baja a la más elevada de la Verdad.

Es entonces, la concentración del espíritu, el proceso inicial para que el espíritu pueda avanzar hacia las regiones más elevadas. Mientras todas las facultades que van a lo externo no estén centradas o enfocadas internamente, el espíritu no recibe la fuerza suficiente para ascender. Hay diez facultades que van hacia afuera, o las Indriyas:

cinco son las burdas -ojos, oídos, nariz, lengua y piel-, a través de las cuales las otras cinco (las Indriyas sutiles) de visión, audición, olfato, gusto y tacto, mantienen al ser humano apegado al mundo externo. Por tanto, resulta que es el constante pensamiento en estas facultades lo que hace que el ser humano se identifica cada vez más con el mundo externo.

Nosotros pensamos constantemente en el mundo a través de tres fuentes principales. Primero, tenemos los ojos que visualizan los fenómenos externos y los llevan a la mirada mental. A través de los ojos recogemos no menos del 83 porciento de nuestras impresiones del exterior. La segunda fuente es la de los oídos, que llevan nuestra atención hacia los sonidos de afuera y nos recuerdan las cosas del mundo objetivo. A través de los oídos recibimos el 14 porciento de nuestras impresiones externas.

La tercera fuente es la de la lengua (paladar),la cual, por medio del gusto y del habla, mantiene siempre fresco el recuerdo del mundo exterior. El 3 % restante de las impresiones externas se recibe por medio de la lengua y demás órganos de los sentidos. A través de estas tres facultades principales el ser humano permanece constantemente en contacto con el mundo externo y está siempre ocupado, ya sea recibiendo impresiones de afuera o imprimiendo en otros individuos sus propios pensamientos. De esta forma la energía de la mente se va consumiendo dejándonos en bancarrota.

El Maestro dice que no agotemos nuestra energía. Debemos acumular y preservar nuestra energía para poder rasgar y separar las diversas cubiertas de materia que tienen encerrado al verdadero ser en nuestro interior.

El espíritu o alma está apegado al mundo objetivo exterior a causa de las impresiones objetivas. A menos que se controlen las facultades que se dirigen hacia lo externo y que se libere al espíritu del cautiverio de esta vida, no puede aquel elevarse por encima de la conciencia del cuerpo. Las tres facultades de habla o gusto, visión y audición, ocasionan un constante derrame de energía a través de sus respectivos órganos sensorios. Para la despersonalización del alma es necesario canalizar nuestra energía hacia adentro y hacia arriba, mediante el proceso de inversión y autoanálisis. El Maestro explica el proceso con estas palabras:

Con los órganos bajo restricción constante es como se escucha el Anhad (Sonido),
¡Oh, Nanak!, en estado de trance profundo, no se sabe si anochece o amanece.

Boo Ali Qalandar, un Santo mahometano, habla así de este proceso:
Cierra tus ojos, oídos y lengua,
y si con todo esto no se te revela el secreto,
puedes mofarte de mí abiertamente.

Kabir  también describe lo mismo en su propio inimitable estilo:
El Guru me ha mostrado los canales por los que la substancia mental fluye hacia afuera,
Al retener las facultades salientes, escucho las melodías del Canto Eterno.
Sorath Kabir

Fija tu alma en el recuerdo del Señor y conten tu lengua.
Cierra todas las puertas  exteriores y mira adentro de tí.

Kabir

Guru Arjan dice:
Quien mantenga bajo control sus diez sentidos,
verá la luz de Dios alborear dentro de sí.
Gauri Sukhmani M. 5

Estos órganos de lengua, ojos, oídos, etc., están activos en la forma física mientras uno está despierto e igualmente actúan en el plano astral cuando se está soñando. Las facultades de estos órganos aumentan y se hacen poderosos cuando se restringe su flujo hacia el exterior y es entonces cuando se adquiere la fuerza para penetrar en el mundo subjetivo, pues sin el vivificante impulso-de-vida del alma, estas facultades están latentes.

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo Rechazar