Del libro "Jap Ji; El mensaje de Guru Nanak" escrito por Sant Kirpal Singh


Ahora veremos si hay posibilidad de una comunión entre el microcosmos y el macrocosmos.

El ser humano es un compendio del macrocosmos. Hay en él centros nerviosos que están en estado latente y que pueden ser avivados con la práctica del divino Verbo (el principio del sonido).

Hay seis reflejos en el cuerpo físico o Pind, que corresponden a los seis centros que hay en el cosmos o Brahmand; éstos a su vez, son reflejos de los que hay en Par-Brahm, o la región puramente espiritual.

Los seis centros inferiores son los ganglios que se localizan en el recto, en el órgano reproductor, en el ombligo, en el corazón, en la garganta y en el sexto entre las cejas, al que se le llama Til o Ajna (véase la estrofa XXI del Jap-Ji) y es el asiento del alma en el ser humano. Desde aquí desciende la corriente del espíritu al cuerpo, dando vida y fortaleza a la estructura física y a sus respectivos miembros. Esta corriente del espíritu juega un importante papel en la alimentación del cuerpo, y si deja de fluir en alguna parte, ésta pierde toda vitalidad e inmediatamente cesa de funcionar.

Los seis centros del Brahmand y de las regiones espirituales se encuentran también dentro de nosotros. Cuando a la corriente del espíritu se le hace funcionar en estos centros, se puede establecer contacto con los planos correspondientes.